sábado, 9 de noviembre de 2013

La caída del muro de Berlín

El 9 de noviembre de 1989, hace 24 años, cayó el Muro de Berlín, un muro que durante 28 años dividió a la capital de Alemania. Su eliminación significó el fin de la Alemania del Este y de los regímenes comunistas en la Europa Oriental.

Recordemos juntos la importancia de este hecho trascendental, que para muchos marcó el fin del siglo XX y el inicio de una nueva época en la historia de la humanidad.


Berlín luego de la segunda guerra mundial

Terminada la segunda guerra mundial el territorio de Alemania fue repartido entre Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia y la Unión Soviética. La ciudad de Berlín quedó en medio del territorio que le tocó a la URSS pero, por ser la capital de Alemania, también fue dividida entre los cuatro países aliados.
 
Poco después, EE.UU., Francia y Gran Bretaña fusionaron sus territorios y crearon la República Federal de Alemania (RFA o Alemania Occidental). En respuesta la Unión Soviética creó en 1949 la República Democrática Alemana (RDA o Alemania Oriental).
 
 
"Nadie tiene la intención de construir un muro"

Doce años después, en 1961, las malas condiciones de vida en la RDA habían ocasionado que casi 3 millones de personas dejaran Berlín Oriental para pasar al lado occidental. La RDA, alarmada por la pérdida de población que sufría (especialmente de las personas más calificadas) decidió levantar un "muro de protección antifascista".

Sin embargo, esta idea debía ser mantenida en secreto hasta que todo estuviera listo. Incluso el jefe de estado de la RDA, Walter Ulbricht, en una conferencia de prensa en junio de 1961 declaraba: "Nadie tiene la intención de construir un muro". Los más de 300 periodistas internacionales que cubrían la conferencia no podían sospechar lo que estaba por venir.

Tan solo dos meses después, en la noche del 12 al 13 de agosto de 1961 se colocó una alambrada provisional que separaba las dos partes de Berlín. De un día para otro, las familias quedaron separadas, calles, plazas y casas fueron divididas y el transporte urbano quedó interrumpido.




Durante los días siguientes, comenzó la construcción de un muro de ladrillo y las personas cuyas casas estaban en la línea de construcción fueron desalojadas. El Muro de Berlín se convirtió de inmediato en el símbolo de la Guerra Fría.

El muro tenía una longitud de más de 120 km y durante los años siguientes se le fueron agregando varias "mejoras". Asi, el llamado "Muro de la cuarta generación", que empezó a construirse en 1975 y duró hasta 1989, era de concreto armado y tenía una altura de 3.6 m. Además, contaba con una valla de tela metálica, cables de alarma, trincheras para evitar el paso de vehículos, una cerca de alambre de púas, y más de 300 torres de vigilancia y treinta búnkers.



Los intentos por evadir el muro

El 15 de agosto de 1961, Hans Conrad Schumann, con apenas 19 años, estaba como centinela en el Muro de Berlín, el cual se encontraba en su tercer día de construcción, en el cruce de Ruppinerstraße con Bernauerstraße.
 
Como en esa etapa, el Muro no era más que una pequeña valla alambrada, Schumann  aprovechó su oportunidad y saltó, tras lo cual fue alejado a toda velocidad del muro por los policías de la República Federal Alemana (RFA), ya que los guardias orientales tenían la orden de disparar a matar. Su huida fue captada por el fotógrafo Peter Leibing, y la imagen se convirtió en una de las más famosas de la Guerra Fría.
 
 
Schumann logró escapar pero no todos tuvieron tanta suerte. La Bernauer strasse, también conocida como la calle de las lágrimas, es conocida por sus muchos intentos de fuga debido a que en esa calle las fachadas de los edificios formaban parte del Muro. Aquel verano de 1961 muchos berlineses saltaron a través de las ventanas, algunos se salvaron y otros murieron al caer. Pronto los alemanes orientales tapiaron las ventanas de estos inmuebles, que con el paso de los días fueron desalojados.
 
 
Se calcula que, durante los 28 años que el muro dividió a Berlin, unas 5,000 personas fugaron a Berlín Occidental; 192 personas murieron por disparos al intentar cruzarlo y otras 200 resultaron gravemente heridas.
 
Ich bin ein Berliner
 
Uno de los hechos más recordados ocurridos en el Muro de Berlín lo protagonizó el presidente de los  EE.UU. John F. Kennedy. El 26 de junio de 1963 Kennedy dio un discurso en Berlin occidental para expresar su solidaridad hacia los habitantes de Berlín.
 
En este discurso, considerado uno de los más notables de la Guerra Fría, Kennedy termina con estas palabras: "Todos los hombres libres, dondequiera que ellos vivan, son ciudadanos de Berlín. Y por lo tanto, como hombre libre, yo con orgullo digo estas palabras “Ich bin ein Berliner”.
 
 
La caída del muro
 
9 de noviembre de de 1989. Günter Schabowski, portavoz del gobierno de la RDA, anuncia una nueva ley que dará a los ciudadanos de Alemania del Este mayores facilidades para cruzar las fronteras. "¿A partir de cuándo?", pregunta un periodista. Schabowski duda, consulta los papeles, parece que no tiene demasiada información. Es que hace solo 24 horas había dimitido todo el Politburó, maximo organismo del poder, y él acaba de ser nombrado nuevo portavoz. Desconociendo que la nueva reglamentación es aún sólo un proyecto, y no está aprobado, contesta: "Inmediatamente".

 
Muchos  berlineses del este no creyeron en lo que acababan de escuchar, pero otros tomaron estas declaraciones al pie de la letra y se lanzaron a la calle. Los guardias fronterizos no supieron qué hacer ante la avalancha humana que se acercaba a zonas hasta entonces prohibidas. Desde que el 13 de agosto de 1961 se cerraron las fronteras nunca se habían enfrentado a algo igual. A las 00:02, todos los puestos fronterizos estaban abiertos.

Los ciudadanos de la RDA fueron recibidos con entusiasmo por la población de Berlín Oeste. La mayoría de los bares cercanos al muro daban cerveza gratis y los desconocidos se abrazaban entre sí. En la euforia de esa noche, muchos berlineses empezaron la destrucción del muro con todo lo que encontraron a su disposición (picos, martillos, etc.).


Importancia

Para entender los sucesos del 9 de noviembre de 1989 hay que considerar que cinco días antes, la RDA había vivido la manifestación más grande de su historia. Más de un millón de personas pedían en Alexanderplatz más libertad y la supresión del partido único.

Y esta manifestación a su vez se explica si consideramos que las políticas de perestroika (reestructuración en ruso) y la glasnot (transparencia en ruso) aplicadas por el líder soviético Mijail Gorbachov habían provocado ya cambios en la URSS y en algunos de sus "satélites", como Polonia y Hungría. Por ejemplo, en abril de 1989, el sindicato Solidaridad de Lech Walesa había sido legalizado y Polonia daba sus primeros pasos hacia el libre mercado. Mientras que en Hungria la apertura de su frontera con Austria había provocado un ‘agujero’ que muchos ciudadanos de la Europa comunista —que sí podían viajar dentro del bloque— utilizaban para cruzar a la Europa occidental.

El 9 de noviembre de 1989 marcó el fin de la Guerra Fría, y para bien o para mal, el mundo es otro desde entonces. Felizmente hoy, del muro solo queda una doble línea de adoquines de cobre, que recuerda dónde estaban las de planchas de concreto que, durante 28 años, separaron los destinos de los berlineses. Y del resto del mundo.

 
No quiero terminar este post sin recordar algunas películas y novelas que tratan sobre los años en que Berlín estuvo dividida por el muro. Primero, mencionaremos a la película "1,2,3" (1961), una comedia política del genial Billy Wilder que discurre en el Berlín oriental, donde un comerciante tiene la misión de introducir la Coca-Cola en la URSS. "Good bye Lenin" (2003), que cuenta la historia de un muchacho cuya madre, una ferviente comunista, entra en coma. Cuando despierta ocho meses depues, su hijo hace lo imposible para que no se entere de que el muro ha caído. Finalmente la novela "El espia que surgió del frio" (1963) de John Le Carré, que es considerada la mejor novela de espionaje de todos los tiempos.
 

11 comentarios:

  1. Una muy breve pero muy buena explicación e la Alemania después de la segunda guerra. Te felicito por el aporte Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el comentario. Que bueno que te haya gustado este post.

    ResponderEliminar
  3. muy buen post, super buen resumen de la historia berlinesa. muchas gracias!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a ti Eva! Primero por leernos y luego por animarte a dejar un comentario. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Una buena manera de acercarse a este episodio

    gracias a los que os preocupais de iluminar

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tus comentarios José Antonio.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta el artículo, sólo un pequeño apunte, Hans Conrad Schumann, el militar que saltó la alambrada, es considerado el primer fugado, y a la vez la última vícitma, ya que tras la caída del muro toda su familia le dio la espalda, dado que su fuga se reflejó en una persecución continuada a todos sus familiares. en 2005, la depresión le condujo al suicidio. El muro cayó en el 89, pero sus secuelas han llegado mas lejos, por desgracia.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen apunte, muchas gracias por complementar la información!

    ResponderEliminar
  9. muy buen post gracias :3

    ResponderEliminar
  10. Muy buena la información y las fotos! Ya ví "Good Bye Leni!"para la Universidad, ahora voy a buscar "1,2,3"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y te vas a divertir bastante pues 1,2,3 es una de las mejores comedias de Billy Wilder. Gracias por comentar Alejandro.

      Eliminar

¡Anímate y deja tus comentarios! Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...